Los servicios de culto y adoración en Minneapolis y St. Paul se realizarán de manera remota a pesar de la nueva orden del gobernador.

Los lugares de culto en Minneapolis y St. Paul continuarán celebrando servicios de forma remota, según un comunicado conjunto de los alcaldes de las ciudades.

Compra Casa Hoy

Apenas unas horas después de que el gobernador Tim Walz firmara una orden ejecutiva para relajar las restricciones a los servicios de adoración en persona, el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, y el alcalde de St. Paul, Melvin Carter, emitieron un comunicado conjunto que decía que las congregaciones en las Ciudades Gemelas continuarán operando de manera remota.

La declaración dijo que los alcaldes discutieron el tema con los líderes religiosos y escucharon “alto y claro” que están unificados para continuar manteniendo los servicios de forma remota.

“Cualquier gran reunión en persona en medio de esta pandemia pone a las personas en riesgo“, se lee en el comunicado. “Independientemente de su fe y creencias, todos tenemos una obligación común con nuestras respectivas comunidades y congregaciones. Pongamos su salud y seguridad primero“.

La nueva orden de la Administración Walz permite que los lugares de culto se abran al 25 por ciento, siempre que también cumplan con las pautas de distanciamiento social y tengan menos de 250 personas en total.

La nueva orden se produce días después de que las iglesias de Minnesota presentaron una orden de restricción temporal contra la orden actual Stay Safe MN de Walz, que inicialmente limitó los lugares de culto a menos de 10 personas. El presidente Donald Trump anunció recientemente que los servicios religiosos eran “esenciales”, lo que llevó a un mayor debate entre las comunidades religiosas de Minnesota.

Yovana Hernandez, seguro para AUTO/CASA/VIDA

Está es la declaración completa de Frey y Carter:

Hemos hablado con líderes religiosos de todas nuestras ciudades gemelas, y lo que hemos escuchado fuerte y claro es un compromiso fuerte y unificado para proteger la salud de sus congregaciones y continuar manteniendo los servicios de forma remota. Cualquier gran reunión en persona en medio de esta pandemia pone a las personas en riesgo. Independientemente de su fe y creencias, todos tenemos una obligación común con nuestras respectivas comunidades y congregaciones. Pongamos su salud y seguridad primero.

%d bloggers like this: