Aprueban libertad condicional para un hombre de California que secuestró un autobús lleno de niños y los enterró vivos.

Un californiano de 70 años que ha pasado las últimas cuatro décadas en prisión por secuestrar un autobús escolar lleno de niños y enterrarlos vivos a ellos y a su conductor fue declarado apto para salir en libertad condicional.

Frederick Newhall Woods fue declarado apto para la libertad condicional en una audiencia celebrada el viernes en Men’s Colony, California, una prisión estatal en el condado de San Luis Obispo. Se le había denegado la libertad en 17 ocasiones.

Woods fue condenado por participar en el secuestro en 1976 de 26 niños, de entre 5 y 14 años, y su conductor de autobús cerca de Chowchilla, a unos 77 millas (125 kilómetros) al sureste de San Francisco. Woods y sus cómplices, los hermanos Richard y James Schoenfeld, los enterraron vivos en un búnker ventilado.

Los secuestradores, que planearon el crimen durante más de un año, exigieron un rescate de 5 millones de dólares al Consejo de Educación del estado. Los tres procedían de familias adineradas de la bahía de San Francisco.

Los niños y el conductor pudieron desenterrarse y escapar tras más de un día en el búnker.

Woods se disculpó por sus acciones el viernes, diciendo al panel de libertad condicional que “tenía empatía por las víctimas que no tenía entonces”.

“He tenido un cambio de carácter desde entonces”, afirmó. “Tenía 24 años. Ahora comprendo plenamente el terror y el trauma que causé. Asumo plenamente la responsabilidad de este acto atroz”, declaró.

Sus cómplices ya están en libertad después de que un tribunal de apelación ordenara la liberación de Richard en 2012 y el entonces Gobernador Jerry Brown concediera la libertad condicional a James en 2015.

Dos de las víctimas, Larry Park y Rebecca Reynolds Dailey, apoyaron la libertad condicional de Woods.

“Creo que ha cumplido suficiente tiempo por el crimen que cometió”, declaró Park el viernes.

Las supervivientes Jennifer Brown Hyde, Lynda Carrejo y Laura Yazzi Fanning no quieren ver a Woods en libertad.

“Podría haber hecho mucho más”, dijo Brown Hyde, y afirmó que no cree que Woods haya enmendado totalmente lo que hizo y que “sigue siendo millonario”.

“Incluso el acuerdo pagado a algunos de los supervivientes no fue suficiente. Fue suficiente para pagar algo de terapia, pero no para comprar una casa”, apuntó.

La fiscal del condado de Madera, Sally Moreno, señaló que muchos de los supervivientes siguen afectados por lo ocurrido.

“Este es un individuo que ha demostrado lo peligroso que es. Ha arruinado la vida de docenas de estos niños, hasta ahora todavía luchan, muchos de ellos, con las secuelas de esto”, afirmó Moreno.

“No es alguien que deba ser liberado. Ha demostrado la capacidad de cometer este tipo de delitos, de idear y llevar a cabo algo así”, agregó.

La decisión del panel será definitiva en un plazo de 120 días antes de que sea revisada por el gobernador. Si el gobernador permite que se mantenga la decisión de la libertad condicional, se programará la liberación de Woods.

%d bloggers like this: